Los países de Centroamérica y el Caribe se unen para salvaguardar su patrimonio vivo afrodescendiente

El tipo de baile, canto y percusión llamado Tumba Francesa llegó a Cuba con los esclavos haitianos
El tipo de baile, canto y percusión llamado Tumba Francesa llegó a Cuba con los esclavos haitianos
© UNESCO/René Silveira Toledo

Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana, todos ellos Estados Parte de la Convención de 2003, son los ocho Estados miembros del Sistema de Integración Centroamericana(SICA). Junto con Cuba, han acordado durante una reciente reunión del Consejo de Ministros de Cultura y Educación de la Coordinación Educativa y Cultural del SICA (CECC/SICA) poner en marcha una estrategia de salvaguardia del patrimonio cultural de las comunidades afrodescendientes.

Esta iniciativa cuenta con el apoyo del Centro Regional para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de América Latina (CRESPIAL), centro de categoría 2 auspiciado por la UNESCO (C2C) con sede en Perú, junto con la Organización Negra Centroamericana (ONECA), una red internacional formada por múltiples organizaciones de la sociedad civil que representan a las comunidades afrodescendientes. La Oficina Multipaís de la UNESCO en San José también participará activamente en esta iniciativa.

La iniciativa pretende establecer un grupo de personas proclives a promover y salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial de las distintas comunidades afrodescendientes de Centroamérica y el Caribe. Se pondrán en marcha inventarios comunitarios para identificar los elementos y las amenazas existentes para la práctica y transmisión del patrimonio vivo. A la vez que se promueve el intercambio y el diálogo entre las comunidades de los distintos países, el proyecto aboga por una colaboración interregional en línea con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Esta iniciativa también busca fortalecer las capacidades de los Estados participantes y de las organizaciones de la sociedad civil para garantizar el respeto de los derechos culturales de las comunidades afrodescendientes, involucrándolas en los procesos de toma de decisiones de las políticas públicas que les conciernen a ellas y a su patrimonio.

Hay varios elementos inscritos de los países involucrados en este proyecto cuyos practicantes y portadores son afrodescendientes, tales como:

Lengua, danza y música de los garífunas (Belice, Guatemala, Honduras y Nicaragua)
Tradición teatral del teatro bailado Cocolo (República Dominicana)
La Tumba Francesa (Cuba)
Expresiones rituales y festivas de la cultura congo (Panamá)

Top