El Comité intergubernamental de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial, seleccionó dos proyectos para integrar el Registro de buenas prácticas de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial

[alt]
Master potter Herberto Ramírez, the last potter of Mompox, has dedicated himself to the transmission of his knowledge among the new generations, so this traditional craft does not disappear with him
© Gerson Fonseca/Ministry of Culture of Colombia, 2018

Los dos proyectos seleccionados para integrar el Registro de Buenas Prácticas de Salvaguardia son:

  • Estrategia de salvaguardia de la artesanía tradicional para la construcción de la paz – Colombia - La Estrategia de salvaguardia de la artesanía tradicional para la construcción de paz tiene por objeto contrarrestar el declive de la artesanía tradicional con un sistema de transmisión intergeneracional de conocimientos teóricos y técnicos de maestros a aprendices, basado en un método no formal de aprendizaje mediante la práctica. La formación dispensada a los aprendices se combina con el trabajo para posibilitar que sus perspectivas de encontrar un empleo lleguen a ser reales. La Estrategia pretende dispensar una formación a diferentes categorías de la población, establecer contactos profesionales y fomentar las iniciativas empresariales de carácter cultural, dando prioridad a los jóvenes que se hallan en situaciones de vulnerabilidad. También tiene por finalidad contribuir a que las comunidades cobren conciencia del valor cultural y social que tiene la preservación de los conocimientos, técnicas y oficios de la artesanía tradicional.
  • Programa biocultural para la salvaguardia de la tradición de la ‘Palma Bendita’ en Venezuela – República Bolivariana de Venezuela - En Venezuela, la actividad tradicional que es objeto del Programa biocultural para la salvaguardia de la tradición de la “Palma Bendita” consiste en recolectar hojas de varias especies de palmas en una zona montañosa delimitada. En los días que preceden la Semana Santa, los recolectores, llamados palmeros, asisten a una ceremonia religiosa y luego suben al monte, donde cortan hojas de las palmas, podan los árboles y plantan otros nuevos. Las hojas recolectadas se distribuyen luego entre distintas comunidades para que sean bendecidas el Domingo de Ramos. Hace unos treinta años atrás esta práctica tradicional estuvo a punto de desaparecer porque los palmeros no reforestaban. Tras convencerse de que su método de recolección debía cambiar forzosamente, adoptaron una serie de medidas innovadoras de carácter educativo. El Programa ha servido para alentar a centenares de niños y jóvenes a participar en su realización.

El Registro de Buenas Prácticas de Salvaguardia permite a los Estados Partes, las comunidades y otras partes interesadas compartir experiencias satisfactorias de salvaguardia y ejemplos de cómo superar las dificultades ligadas a la transmisión de elementos del patrimonio vivo, prácticas y conocimientos a las futuras generaciones. Estos métodos y enfoques deben entenderse como modelos y enseñanzas útiles adaptables a otras circunstancias, incluso en los países en desarrollo.

Por último, el Comité concedió la suma de 387.700 dólares en concepto de asistencia internacional a Burkina Faso, que llevará a cabo el Proyecto de fortalecimiento de capacidades para partícipes en la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial de Burkina Faso. De 24 meses de duración, tiene por objeto fortalecer las capacidades de personas que participan en la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial de Burkina Faso. El proyecto se llevará cabo en dos etapas: en la primera se formará a esta categoría de personas, entre las que se seleccionará un equipo de diez instructores nacionales; y en la segunda se organizarán nueve talleres regionales para que este equipo forme a su vez a 225 personas, de las que se espera que trabajen de concierto con sus respectivas comunidades para salvaguardar el patrimonio vivo a nivel local.

Top