La salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial en la educación

Un grupo de estudiantes utiliza un gong tradicional de la etnia Muong para comprender el fenómeno de la oscilación en las clases de Física
© UNESCO / VME

El programa de Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial en la Educación Formal y no Formal es una iniciativa de la UNESCO que reconoce que:

  • La educación desempeña una función primordial en la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial.
  • El patrimonio cultural inmaterial puede aportar contenido adaptado al contexto y técnicas pedagógicas a los programas educativos y, por lo tanto, aprovecharse para incrementar la pertinencia y la calidad de la educación y mejorar los resultados del aprendizaje.

Para obtener más información sobre la relación entre el patrimonio inmaterial y la educación, consulte el informe resumido (en inglés) de la reunión intersectorial “Integrating intangible cultural heritage in education” (Integración del patrimonio cultural inmaterial en la educación).

El proceso creativo de transmisión intergeneracional ocupa un lugar central en la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial. Por esta razón, la Convención de 2003 para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial pone de relieve la “transmisión, básicamente a través de la enseñanza formal y no formal, ” como una importante medida de salvaguardia (artículo 2.3). El objetivo del programa es precisamente mejorar la activación de esta importante medida de salvaguardia.

A través del programa, se fomenta el aprendizaje y la enseñanza de conocimientos sobre el patrimonio inmaterial, así como su utilización en todas las disciplinas escolares pertinentes. Asimismo, el programa contribuye a varios objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, en particular al Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 sobre la educación de calidad y, en concreto, a la meta 4.7. La integración del patrimonio cultural inmaterial en la educación puede servir para valorar la diversidad cultural y la ciudadanía mundial, comprender la contribución de la cultura al desarrollo sostenible y mejorar la pertinencia de los planes educativos.

Las actividades del programa ya se han puesto en marcha en nueve oficinas de la UNESCO fuera de la Sede, en las que se establecerá una estrecha colaboración entre los colegas de los sectores de la cultura y la educación.

Para obtener más información, póngase en contacto con ICH-capacity@unesco.org.

Top