Salvaguardia del patrimonio folclórico musical mediante el método Kodály

Selectionado en 2016 en el Registro de buenas prácticas de salvaguardia

El método Kodály, que tiene por objeto salvaguardar la música folclórica tradicional, ha contribuido a lo largo de un siglo a fomentar, documentar y transmitir prácticas musicales locales, así como a ayudar a comunidades del extranjero a que hicieran otro tanto. Concebido por el investigador, compositor y profesor Zoltán Kodály y apoyado por la Academia Húngara de Ciencias, este método propugna: hacer accesible la música popular a todos los públicos por intermedio del sistema educativo y de organismos públicos; enseñar la música; estimular a las comunidades interesadas para que interpreten a diario sus propias músicas; realizar trabajos de investigación y documentación sobre esas músicas mediante la aplicación de estrategias nacionales e internacionales; velar por la coexistencia armoniosa de la investigación, la educación, la cultura comunitaria y la composición musical; y respetar todas las músicas tradicionales. Incorporado a los currículos escolares desde 1945, el método Kodály permite que los alumnos de la enseñanza primaria, secundaria y superior aprendan a conocer y valorar la música folclórica, así como a interpretarla. También ha permitido documentar este tipo de música con la participación de sus depositarios, de asociaciones cívicas y de entidades culturales como el Instituto de Musicología –que ha acopiado 15.000 horas de grabaciones de músicas folclóricas y unas 200.000 melodías de más de 1.000 localidades– o el Instituto Kodály y la Sociedad internacional Kodály que se dedican a dar a conocer el método en el extranjero mediante programas educativos en los que han participado más 60 países hasta la fecha. Este método también ha contribuido a que toda una serie de artistas integren la música folclórica en sus composiciones.
Top