Ceremonia de purificación de los jóvenes varones del pueblo lango del centro-norte de Uganda

    

Inscrito en 2014 (9.COM) en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial que requiere medidas urgentes de salvaguardia

© Musafiri Suwed, 2013 :

La ceremonia de purificación de los jóvenes varones, practicada por el pueblo lango que vive en la parte septentrional del centro de Uganda, es un rito para curar a muchachos que han perdido supuestamente su masculinidad. La madre y el hijo permanecen enclaustrados en su hogar por espacio de tres días y se alimentan con gachas de mijo sin azúcar. Durante toda la ceremonia se trata al muchacho como si fuera un recién nacido. Al cabo del tercer día, la madre y el hijo salen del hogar y se sientan a la puerta del mismo, acompañados por un primo paterno. Entonces se cortan los cabellos del muchacho y, mezclándolos con corteza de higuera y manteca de karité, se trenzan en forma cordones que se atan al cuello, las muñecas y la cintura del joven varón. Con los cordones sobrantes se hace una bola que se lanza contra la madre, el primo paterno y el muchacho. Acto seguido se unta a estas tres personas con manteca de karité y se les sirve una comida compuesta por una pasta de chícharos, un pan de mijo y una bebida fabricada con mijo y levadura. En ese momento comienzan las manifestaciones de júbilo con vítores, cantos y danzas que confirman que el joven varón ha recobrado su masculinidad. Esta ceremonia propicia la reconciliación y restableces el estatus social del muchacho. La limitación de esta práctica tradicional pone en peligro su viabilidad. Muchos de sus depositarios son personas de edad avanzada y la práctica en sí misma se suele mantener secreta por temor a incurrir en excomulgación.

Top