Visitas rituales de las deidades Rahio-shin con máscaras y disfraces

Inscrito en 2018 (13.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

© Agency for Cultural Affairs (Japan), 2017

Todos los años se celebran en diversas regiones del Japón –Tohoku, Hokuriku, Kyushu y Okinawa, principalmente– fiestas rituales en homenaje a las deidades del mundo exterior denominadas “Raiho-shin”. Las celebraciones tienen lugar los días en que comienzan el Año Nuevo o las diferentes estaciones, y su origen radica en la creencia popular de que dichas divinidades visitan a las comunidades en esas efemérides para traer felicidad y buena suerte. Durante las celebraciones, habitantes de las localidades que practican este elemento del patrimonio cultural se disfrazan de “Raiho-shin”, recorriendo con indumentarias extravagantes y máscaras espantosas las casas del vecindario para amonestar a los holgazanes y exhortar a los niños a portarse bien. Los cabezas de familia de los hogares visitados ofrecen a los comparsas de la mascarada una comida en su honor. En algunas comunidades estos rituales festivos son objeto de celebraciones callejeras, y en determinadas regiones son mujeres las que desempeñan el papel de “Raiho-shin”, mientras que en otras son hombres de cierta edad. Como estas celebraciones se han desarrollado en regiones de contextos históricos y sociales diferentes, sus modalidades difieren en función de las distintas características locales. Los participantes en ellas –especialmente los niños– forjan su identidad y refuerzan su sentimiento de pertenencia a sus respectivas comunidades, estrechando a la vez los lazos que unen a los miembros de éstas entre sí. Con arreglo a las enseñanzas de sus antepasados, los vecinos de las comunidades comparten la responsabilidad de la organización de estos eventos. Al colaborar en la preparación y ejecución de los rituales, todos ellos actúan como practicantes de este elemento del patrimonio cultural, asumiendo así la misión de transmitir los conocimientos inherentes al mismo.

A Raiho-shin known as Toshidon places mochi, a rice cake, on the back of a young boy to grant him good luck. (Koshikijima no Toshidon)
Raiho-shin known as Namahage engage in dialogue with members of a family that welcomed the deities into the house. (Oga no Namahage)
Raiho-shin known as Amamehagi with the family that welcomed them into the house. (Noto no Amamehagi)
Raiho-shin known as Paantou appear and walk through the community with local people. (Miyakojima no Paantou)
Raiho-shin known as Amahage admonish a young boy. (Yuza no Koshogatsu Gyoji)
Raiho-shin throw buckets of water on houses in the community as part of a ritual to prevent disasters. (Yonekawa no Mizukaburi)
Raiho-shin known as Kasedori bang a bamboo pole on the floor of a house to ward off misfortune. (Mishima no Kasedori)
A Raiho-shin known as Suneka asks a young boy whether he has behaved well over the past year. (Yoshihama no Suneka)
Members of a safeguarding association explain to visitors the appropriate way to behave in front of Raiho-shin known as Toshidon. (Koshikijima no Toshidon)
A safeguarding association member teaches children how to twine straw ropes that will be used in costumes worn by Raiho-shin known as Namahage. (Oga no Namahage)
Top