“Gnawa”

Inscrito en 2019 (14.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

© Soufiane Bouhali, 2015

El vocablo “gnawa” designa un conjunto de producciones musicales, representaciones, prácticas de confraternización y rituales terapéuticos que mezclan lo profano con lo sagrado. Este elemento del patrimonio cultural vivo es, ante todo, una música de cofradías sufíes con letras de carácter religioso que invocan a los antepasados y los espíritus. Se trata de una práctica cultural que data por lo menos del siglo XVI y en sus inicios fue exclusiva de grupos y personas víctimas de la esclavitud y la trata de esclavos, pero hoy en día se considera parte integrante de la cultura e identidad polifacéticas de Marruecos. Los practicantes de este elemento en las ciudades ejecutan ritos de posesión terapéuticos que revisten la forma de veladas en las que, al compás de sucesivos ritmos y trances, se mezclan prácticas africanas ancestrales y elementos árabes y musulmanes, así como expresiones culturales típicamente bereberes. Los practicantes de las zonas rurales organizan comidas colectivas en ofrenda a los santos morabitos. Los intérpretes musicales usan instrumentos de cuerda y crótalos en las ciudades, mientras que en el campo prefieren los tambores y los crótalos. En las zonas urbanas las indumentarias de los practicantes son coloridas y llevan bordados, mientras que en las comarcas campesinas predominan los ropajes blancos con abalorios. Tanto en los pueblos como en las grandes ciudades del país está aumentando sin cesar el número de cofradías y músicos consumados que se agrupan en asociaciones y organizan festivales locales, regionales, nacionales e internacionales de música “gnawa” durante todo el año. En esos eventos, las jóvenes generaciones aprenden las letras de los cantos, las técnicas para tocar los instrumentos musicales y las prácticas rituales vinculadas a este elemento.

Top