El encaje de bolillos de Eslovenia

Inscrito en 2018 (13.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

© B.Dovečer/Ž.Emeršič/A.Hefferle/ M.Lapajne/A.Otovčević/M.Pevec/ T.Prinčič/N.Valentinčič Furlan/B.Zrinšek

Para confeccionar encajes, en Eslovenia se utiliza la técnica artesanal consistente en entretejer hilos enrollados en pequeñas bobinas de madera o bolillos. Los patrones para la ejecución de los encajes, ya sea en tiras o en formas acabadas, son característicos de cada región del país y tienen asignadas denominaciones específicas. El encaje de bolillos se realiza con arreglo a un patrón dibujado en un cartón que se fija en una almohadilla cilíndrica colocada en una canasta de mimbre, o en un rodillo de madera guateado. Fruto de la creatividad de todas las personas que conciben los patrones y tejen, los encajes ornamentan vestidos y accesorios de moda, así como textiles y objetos usados en hogares, lugares de culto religioso y locales destinados a la celebración de solemnidades o representaciones diversas. También son fuentes de inspiración para creaciones artísticas realizadas en ámbitos tan diversos como el diseño, la arquitectura o el arte culinario. Además de ser ecológica y sostenible, la práctica de este elemento del patrimonio cultural posee cualidades terapéuticas notables. Actualmente, hay en Eslovenia unas 120 sociedades y agrupaciones de personas practicantes del elemento, tanto veteranas como noveles. Son sobre todo mujeres las depositarias de las técnicas y conocimientos correspondientes, que por regla general se transmiten de abuelas a nietas. Las comunidades vecinales de encajeras desempeñan también un papel esencial en la transmisión del elemento.

Top