El arte del bordado en Palestina: conocimientos, técnicas, prácticas y rituales

   

Inscrito en 2021 (16.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

© Rashid Almashharawi, Palestine, 2020 :

El arte tradicional del bordado está muy extendido en Palestina. En un principio, los bordados se confeccionaban y se llevaban casi exclusivamente en las zonas rurales, pero ahora el arte de su confección se ha difundido por todo el país y entre los miembros de la diáspora. El atuendo de las aldeanas se compone en general de un vestido largo, un pantalón, una chaqueta, un pañuelo para la cabeza y un velo. Esas prendas suelen ir adornadas con bordados de muy diversos motivos, ya sean aves, árboles o flores. Los tipos de motivos y colores escogidos son indicativos de la región de procedencia, la situación matrimonial y la condición socioeconómica de cada mujer. La principal prenda vestimentaria es un vestido amplio llamado thob con bordados en el busto, las mangas y los puños, así como tiras bordadas que van desde el talle hasta el borde bajero. Los bordados se ejecutan con hilo de seda en tejidos de lana, lino o algodón. Como el arte del bordado es una práctica intergeneracional, las bordadoras se reúnen a coser y bordar en casa de alguna de ellas haciéndose acompañar frecuentemente por sus hijas. Aunque muchas mujeres bordan simplemente por afición, otras confeccionan individualmente o en grupos piezas bordadas para venderlas y obtener así ingresos suplementarios para sus familias. Esos grupos trabajan en el domicilio de una de las bordadoras o en centros comunitarios donde pueden vender los productos de sus labores. Este elemento del patrimonio cultural inmaterial se transmite de madres a hijas y también mediante un aprendizaje formal.

Top