Prácticas y expresiones del parentesco jocoso en Níger

Inscrito en 2014 (9.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

© Bakabé Mahamane, 2009

El parentesco jocoso es una práctica social entre comunidades etnolingüísticas, grupos e individuos, que tiene por objeto fomentar la fraternidad, la solidaridad y la convivencia entre ellos. Reviste la forma de burlas intercambiadas entre dos personas de dos comunidades que representan simbólicamente ramas de parentela cruzada del marido y la mujer de una misma familia. La relación de parentesco jocoso tiene a menudo su raíz en pactos ancestrales que prohíben los conflictos y guerras entre determinadas comunidades, e implica que los miembros de estas deben estimarse y prestarse ayuda mutuamente cuando sea necesario. Los miembros de las comunidades que practican este elemento cultural tienen el deber de decirse la verdad, gastarse bromas, practicar juntos determinados juegos y mutualizar mancomunar sus bienes respectivos, sabiendo que cualquier disputa entre ellos se debe resolver pacíficamente. El parentesco jocoso se practica en plazas públicas, oficinas, mercados, campos, pozos y fuentes de agua, y también en el seno de las familias. Se practica en la vida diaria y con motivo de la celebración de eventos especiales como bodas, bautizos, funerales, ceremonias diversas, transacciones comerciales, actos culturales y diversiones. El primer mes lunar se dedica especialmente a la práctica del parentesco jocoso, junto con la celebración de otros rituales conexos. Transmitido de modo informal de generación en generación, el parentesco jocoso es un instrumento de reconciliación y pacificación que fomenta la cohesión y la estabilidad de las familias, los grupos étnicos y las comunidades. También fomenta la igualdad entre las diferentes edades y estatus sociales, al mismo tiempo que propicia el diálogo entre las generaciones.

Top