Fondo Fiduciario de Flandes

En 1988, el Gobierno de Flandes del Reino de Bélgica y la UNESCO firmaron un acuerdo de asociación que dio lugar a la creación del Fondo Fiduciario Flandes/UNESCO. El foco de la cooperación reside en el fortalecimiento de capacidades y la construcción de una sociedad del conocimiento.

En 2009, el Gobierno de Flandes comenzó a prestar apoyo al ámbito del patrimonio cultural inmaterial financiando una serie de proyectos pilotos para la elaboración de inventarios comunitarios de alcance local en seis países seleccionados de África Subsahariana (275.000 dólares de los EE. UU.). Desde 2010, el Gobierno de Flandes se ha propuesto fortalecer el apoyo prestado a la salvaguardia del patrimonio inmaterial mediante la financiación de un mayor número de actividades de fortalecimiento de capacidades en África y el desarrollo de conceptos y materiales para una exposición itinerante sobre patrimonio inmaterial y desarrollo sostenible.

En abril de 2010, el Gobierno de Flandes contribuyó a la exposición “Recognizing Our Cultural Heritage: an American and Flemish Dialogue” (Reconocer nuestro patrimonio cultural: un diálogo flamenco-americano).

1 elemento(s)

Fortalecimiento de la cooperación sub-regional y de las capacidades nacionales en siete países de África Meridional para la implementación de la Convención de 2003 para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial12-2013/03-2015, Botswana - Lesotho - Malawi - Namibia - Eswatini - Zambia - Zimbabwe

Vínculo para un acceso directo 

Los beneficiarios del proyecto son las autoridades nacionales encargadas de la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial y las comunidades seleccionadas en Botsuana, Lesoto, Malawi, Namibia, Suazilandia, Zambia y Zimbabue.

En primer lugar, el proyecto tiene como objetivo iniciar una plataforma de cooperación sub-regional para apoyar a estos países en sus esfuerzos por salvaguardar el patrimonio vivo presente en sus territorios. Tal objetivo se logrará mediante la creación de un grupo directivo compuesto por miembros de cada país beneficiario, facilitadores formados por la UNESCO y especialistas en programas culturales.

En segundo lugar, la política, los marcos legales e institucionales en los países involucrados deben ser reforzados por el proyecto. En Lesoto, Namibia y Suazilandia, los consultores nacionales se dedican a revisar la adecuación de las políticas y los marcos jurídicos para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial y recomendará futuros pasos a seguir para mejorar la situación. En Botsuana, Malawi, Zambia, los Comités Nacionales del Patrimonio Cultural Inmaterial organizarán reuniones u otras actividades, necesarias para el seguimiento de los informes del estudio previo.

En tercer lugar, una serie de formadores nacionales (facilitadores) deben ser formados para facilitar posteriormente talleres de capacitación y proporcionar asesoramiento sobre políticas a largo plazo en sus respectivos países, utilizando y adaptando el plan de estudios de formación desarrollado por la UNESCO.

Top