عذراً، هذه الصفحة غير متوفرة باللغة العربية

En la ciudad de Cuenca el patrimonio vivo se ha visto gravemente afectado

البلد
Ecuador
المساهم
Gobierno Autónomo Descentralizado del cantón Cuenca a través de la Empresa Pública Municipal de Desarrollo Económico de Cuenca y la Dirección de Áreas Históricas y Patrimoniales.

Concretamente nos referiremos a una de las fiestas más representativas de la ciudad que es el Corpus Christi, que se viene desarrollando desde 1575 y que en la actualidad está vigente.

El Corpus Christi es una celebración que se lleva a cabo en distintas comunidades católicas alrededor del mundo. En Cuenca la celebración del Corpus presenta sus particularidades que dan pertenencia y le dotan de identidad a la comunidad. A más del ritual eucarístico acompañan a la fiesta dos elementos: Los dulces (patrimonio alimentario) y las luces (patrimonio artesanal – pirotecnia).

Artesanos pirotécnicos y gastrónomas preparan los castillos, los cohetes y los juegos pirotécnicos; así como los dulces con mucho tiempo de anticipación y son además el sustento económico de muchas familias cuencanas.

La habitual planificación para la celebración del Corpus, que este año se llevó a cabo del 11 al 18 de junio, se vio afectada por la emergencia sanitaria causada por la pandemia del COVID 19. Tradicionalmente la celebración del Corpus concentra a cientos de fieles en la plaza central quienes luego de la eucaristía disfrutaban de las luces y los dulces.

La comunidad de dulceras decidieron continuar realizando la variedad de dulces realizadas para la época y llevarlas a los hogares de las familias cuencanas con la posibilidad de entregas a domicilio, cumpliendo con los protocolos de bioseguridad.

El Gobierno Municipal de Cuenca apoyó esta iniciativa realizando la primera feria virtual de dulces de Corpus que difundió por medios virtuales el patrimonio gastronómico de esta temporada. Finalmente se elaboró y difundió un catálogo que muestra no solo el producto final es decir los dulces de Corpus, sino también contribuyen a poner en valor a las portadoras del patrimonio inmaterial, quienes relatan sus historias y muestran como está es una actividad que encierra profundos simbolismos y que se ha transmitido de como herencia familiar de generación en generación, generalmente por línea materna.

Teniendo en cuenta la importancia religiosa y simbólica que tiene para la ciudadanía en general y para la comunidad católica en particular esta celebración religiosa y por otro lado la larga tradición de cerca de cinco siglos que tiene el Corpus Christi, no se puede dejar pasar completamente esta celebración, aunque sí deberá ajustarse a las circunstancias actuales.


Top